Banco de la amistad

Una idea que teníamos como centro era crear un lugar para que el alumnado pudiera con un simple gesto expresar un sentimiento. Por ello queríamos instalar en el patio del recreo un banco especial, una banco que expresará el sentimiento de la soledad con sólo sentarse en él.

Todo niño o adulto del centro que necesite ayuda y no sepa cómo pedirla, puede usarlo.

Juguemos todos juntos y que no haya nadie quién lo utilice.

Este banco, podríamos decir que es centenario, porque lo encontramos en un armario de la zona de la cocina, realmente viejo. Pero hemos tenido la ayuda de Aída, mamá de Martina de 3° de primaria y de Maite, mamá de Inés de 3° y Luis de 6° de primaria que lo han restaurado de manera fantástica.

Ya está ubicado en el patio para que todo niño que se siente solo y necesite de alguien o algo, con sólo sentarse en él, pueda expresar su sentimiento.

Muchas gracias Aída y Maite.