EXCURSIÓN A RÓDANAS

LA MEJOR EXCURSIÓN DEL AÑO, RÓDANAS

El día 25 de mayo de 2017 los alumnos del tercer ciclo del Gascón y Marín fueron a Ródanas que es un santuario localizado en la carretera de Epila, al lado del pueblo. Nos acompañaron Irene y Dori, las tutoras.
Cogimos un autobús en la C/la Mina este nos llevó a Rodanas pero en mitad del camino se paró (creo que se quedó sin batería) diez minutos más tarde arrancó. Al llegar a Rodanas nos encontramos con Félix, José Miguel (un amigo de Félix), Roberto (el guarda forestal, que hizo de guía) y Eduardo (padre de Lucas viñuales). Al empezar a andar íbamos por un camino de tierra, nos seguía una furgoneta de la Cruz Roja. Yo ví: 3 mariposas y una libélula. Paramos para que Eduardo nos enseñara una cosa: como iluminaban los humanos hace tiempo, como olían unas plantas y cogimos tomillo y otras plantas. Como estaba empinado la furgoneta se paró, nosotros seguimos adelante, subimos una montaña y al bajar nos encontramos un escorpión. Luego cruzamos un campo de trigo, ahí cogimos un bicho palo y se le subió a la gorra de María. Subimos otra montaña llena de piedras y llegamos a la primera cueva, “La cueva del Collao”, también almorzamos allí, mientras tanto Jorge un chico de quinto se había pinchado con los cardos 135 veces. Al salir rodeamos la montaña y subimos una cuesta muy traicionera y rocosa. Después de superar esa cuesta llegamos a la segunda cueva “Sillares”. Al llegar todos estaban correteando dentro y cinco personas estaban a un lado llenos de heridas, entre ellos Darius, Rut, Anthony y Constantín. Dori les curó y seguimos adelante. Más tarde llegamos a la última cueva y la más impresionante… ¡La cueva del Gato! (llamada así porque había un gato de Arándiga que llegaba a Epila por ella). Al llegar notamos una corriente de aire fresco, la subida fue dura y a ciegas. Allí nos sentamos y explicaron cosas y vimos un murciélago. Nos hicimos un montón de fotos. La vuelta fue dura para Rodrigo. Cogimos otra vez al bicho palo pero al llegar conseguimos lo que más queríamos… ¡agua fría, comida, descanso y sombra! Comimos y jugaron un partido de fútbol (yo no porque estaba y estoy manco) y nos fuimos en un autobús que no estaba roto.
Fuimos felices y comimos regalices.

Lucas Marín. 6º primaria